Discípulos misioneros

Lectio
Divina



El Evangelio según San Lucas



  * Inicio

  * Guía para
    el uso de
    este material


  Lectio Divina
  con liturgia
  dominical
  Ciclo C

   29 nov. 2015 a
   26 nov. 2016


  * Adviento
   29 nov. a
   24 dic. 2015


  * Tiempo de
  Navidad

   Vigilia 24 dic.
   2015 a
   10 ene. 2016


  * Ordinario
    1a. parte

   11 ene. a 9 feb.

  * Cuaresma
   10 feb. a 19 mar.

  * Semana
     Santa

   20 a 26 mar.

  * Pascua
 27 mar. a 15 may.

  * Ordinario
    2a. parte
    may. - jun. - jul.
    agosto - sept.
    octubre - nov.

  Enlaces
  * La Biblia
    en línea

  * CEBITEPAL
  * Lectionautas
  * La Biblia
    en K'iche'

  * Inicio CEG

  Material en formato
   pdf. Necesita
  Adobe Reader,
  descárguelo gratis
  aquí

Tiempo ordinario Ciclo C

Descargar este contenido

Con la presentación del Evangelio según San Lucas en el ciclo C el Leccionario completa su intención de "Preparar la mesa de la Palabra de Dios con abundancia, abriendo los tesoros de la Biblia de modo que en un determinado número de años se lean los pasajes más importantes de la Sagrada Escritura" (Cfr. Concilio Vaticano II, Sacrosanctum Concilium, 51). Corresponde a la página evangélica de San Lucas completar dicha presentación que es acogida por la Lectio Divina con las particulares características de la riquísima obra de este escritor sagrado.

a) Un Evangelio que anuncia la alegría del "hoy" de la salvación:

Escrito por San Lucas, creyente que conoció al Señor sólo a través de la predicación de otros cristianos como San Pablo, el “Tercer Evangelio” proviene de la segunda mitad del s.I (probablemente en los años 80-90 d. C.). Se trata del "primer libro" de una obra doble de San Lucas (Evangelio - Hechos de los Apóstoles) y se dirige a la segunda generación de los cristianos, la cual vive extendida en el amplio mundo "helenístico" del imperio romano: un ambiente muy variado, étnica, social y culturalmente pero destinatario común de la salvación de Dios que ha de llegar a todos los pueblos (cfr. Lc 24,47): para San Lucas la historia humana marcada por el dolor; el sufrimiento. La muerte, ha sido tocada por Dios a través de Cristo y ha sido convertida en historia de salvación. Desde su inicio este Evangelio es un llamado a alegrarse por la visita de Dios como lo advierte el ángel a los pastores en la escena del nacimiento de Cristo (cfr. Lc 2,9-10) pues a un "tiempo de preparación", es decir de "promesa" de la salvación corresponden tanto "el tiempo de Jesús salvador y cumplidor de las promesas" como el "tiempo de la Iglesia" que continúa en el mundo la obra de Cristo. Es en la persona de Jesús que Dios pasa por el mundo haciéndose perdón cercano para quienes han esperado siempre el momento de la gracia (cfr. Lc 4, 16-20): el hoy del cumplimiento de las esperanzas es un tema constante en Lc: las palabras Hoy ha llegado la salvación a esta casa, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido (Lc 19, 9-10) son una buena síntesis del rostro característico de Dios que llena la "buena nueva" según San Lucas: misericordioso y capaz de un amor entrañable; semejante en fin, al "pa¬dre" que siempre espera, ama y está dispuesto a perdonar al "hijo alejado de casa" según una de las parábolas clásicas de Lc (Lc 15, 11-132).

b) Un evangelio contado como “un camino que se recorre” ordenadamente:

Escrito más tarde que los Evangelios de Mt o de Mc, los cuales sin duda San Lucas ya conocía (cfr. Lc 1, 1-4) en su obra nos cuenta los hechos de la salvación con un orden preciso:

• UN PRÓLOGO: Lc 1, 1-4, que orienta al cristiano de la segunda generación sobre las cosas que ya sabe por la predicación o por catequesis que ha recibido. A continuación seis secciones:

• I LA PRESENTACIÓN DE JESÚS: Lc 5-4, 13, donde su origen divino es relacionado con el de Juan Bautista el precursor (1, 5-56), donde el nacimiento de ambos es motivo de alabanza y acción de gracias a Dios (1, 57-2, 52) y donde ambos inician su ministerio en el mundo (3, 1-4, 13).

• II LA ACTIVIDAD DE JESÚS EN GALILEA: Lc 4, 14-9, 50, sección amplia que inicia con la manifestación y rechazo de Cristo (4, 14-6, 11) y contiene las enseñanzas y milagros de Jesús (6, 12-8, 56) así como la revelación a sus discípulos (9, 1-50).

• III EL VIAJE A JERUSALÉN: Lc 9, 51-19, 28, con un ambiente donde predominan los temas del "Seguimiento de Cristo" y de la confianza en Dios Padre (9, 51-13, 21) el "Banquete del amor" (13, 22-17,10) la llegada del Reino (18, 11-19, 28).

• IV LA ESTANCIA DE JESÚS EN JERUSALÉN: Lc 19, 47-21, 4, es decir desde la entrada en el templo (19, 29-46), las controversias con los jefes de Israel (19, 47-¬21, 4) y la enseñanza de Jesús sobre el fin (21, 5-38).

• V LA PASIÓN Y RESURRECCIÓN: Lc 22, 1-24, 49, que contiene la Pasión y muerte de Jesús (22, 1-23, 56) y su resurrección y manifestación a los discípulos (24, 1-49).

• UN EPÍLOGO: Lc 24, 50-53 la parte final, que contiene su ascensión a los cielos y la situación de los discípulos en Jerusalén, conectando con el "segundo libro de Lucas" los Hechos de los Apóstoles.

c) Un evangelio que invita a descubrir los rostros de Dios como Padre, de Cristo y de la Iglesia como los portadores del amor de Dios, y del hombre como destinatario del plan de Dios:

• Ya el plan de salvación universal en San Lucas tiene por autor a Dios Padre deseoso de salvar a todos los hombres (cfr. Lc 1, 47, 51-55, 68-79; 2, 11). Es un Dios capaz de recordar sus promesas, es decir; de continuar la obra de la salvación iniciada con la vocación de Abraham y jamás interrumpida (cfr. Lc 1, 49). Un Dios cercano a los sencillos y a los pobres, de cuyo poder que determina el rumbo de la historia depende la “suerte de sus siervos” como, María (Lc 1, 48) como todos aquellos que serán favorecidos por el año de gracia que Él hace posible: pobres, cautivos, ciegos, oprimidos, etc. Dios Padre, en fin que será reconocido como destino de todo hombre, como valor supremo de toda existencia, tal y como ello sucede en la vida del niño que le confiesa "Padre suyo" en el Templo (Lc 2, 49) y del justo que pone su vida en sus manos (Lc 24, 45).

• Centro del Evangelio según San Lucas, es Jesucristo, a su vez "centro de la historia de la humanidad", en quien se manifiesta plenamente la salvación para todo hombre (cfr. Lc 19, 10 y Hch 4, 12). La presentación de Cristo en el "tercer Evangelio" es especialmente rica en detalles:

1) A través de los “nombres” con que se llama y describe a Cristo:
- Ungido por el Espíritu para salvar al mundo (Lc 4, 16-20).
- Mesías prometido y confesado por los suyos (Lc 9, 20).
- Señor misericordioso (Lc 7, 13, 19).
- Hijo de Dios nacido por el poder del Altísimo (Lc 1, 35).
- Profeta y cumplimiento de toda profecía de salvación (Lc 7, 16).
- Salvador anunciado y motivo de gozo para la humanidad (Lc 2, 11).

2) A través de sus actitudes que revelan su amor misericordioso:
- Cercanía y gestos de amor hacia los pecadores (Lc 7, 36-50; 15, 1-32; 10, 1-10), hacia las viudas (Lc 7, 11-17) hacia los extranjeros (Lc 7, 9-10), a los pobres a los que es enviado (Lc 4, 16-20).
- Amor al Padre, que lleva a la obediencia extrema a su plan de salvación aún cuando ello implique la entrega de su vida (Lc 22, 42).
- Relación constante con el Padre a través de la oración (Lc 3, 21; 5, 6; 9, 29).
- Es alguien que invita a otros, a sus discípulos, a seguirle en la vía de la cruz, es decir, en la imitación de su amor desatento de lo propio y entregado a los demás (Lc 9, 57-62; 14, 25-33; 18, 18-29).
- Alguien que es fuente, en fin, de la misericordia que perdona en modo concreto la traición de su discípulo (Lc 22, 32) e incluso de aquellos que le quitan la vida (Lc 24, 34).

Mons. Víctor Hugo Palma Paúl
Responsable de la Animación Bíblica Pastoral, 2008-2011
Conferencia Episcopal de Guatemala